Compost

El compost o tierra orgánica, es producida por la descomposición controlada de la materia orgánica, podemos imitar el proceso natural de la naturaleza y transformar los residuos en abono orgánico con altos beneficios para el suelo:

  1. Mejora la estructura del suelo.
  2. Mejora la capacidad de retención de nutrientes.
  3. Reduce la compactación del suelo y permite la aireación de las raíces.
  4. Reemplaza el requerimiento de fertilizantes.
  5. Aumenta la retención de humedad.
  6. Aporta macronutrientes; N,P,K y micronutrientes.
  7. Aporta organismos (bacterias y hongos) capaces de transformar los materiales insolubles del suelo en nutrientes para plantas y degradar sustancias nocivas.

Cómo utilizar el compost

Aplicación en tierra

Se recomienda aplicar entre 1 y 2 kg por metro cuadrado al año.

Cultivo de leguminosas

Se requiere al menos de 3 ton/há de compost

Cultivo de zanahoria, cebolla, ajo, betarraga y frutales es apropiada una dosis de 6 ton/há de compost.

Cultivos exigentes como maíz, trigo, hortalizas como acelga, repollos y zapallos, la dosis debiera ser 10 ton/há.

Cultivos extensivos se requieren de 6 a 10/há/año y hasta 20/há/año en suelos más pobres.

Suelos erosionados, es recomendable concentrar aplicaciones en áreas específicas como camellones, surcos permanentes, tazas de los árboles, etc.